No importa que seas el propietario de un pequeño negocio o un empresario experimentado, es importante que cubras lo básico si quieres ser exitoso. Según negociosyemprendimiento.org estos son algunos puntos claves que debes tener en cuenta.

Lo primero que necesitas saber es que no solo es necesario un plan, sino una serie de métricas que te ayuden a medir el progreso. Además, necesitas comprender cómo es que tu producto o servicio encaja en el mercado y cómo puedes hacérselo saber a tus potenciales clientes.

Para que se entienda mejor, estas son las estrategias clave que todo pequeño negocio debe tener para ser exitoso:

1. Objetivos, Metas, Estrategias y Métricas definidas

No es nada nuevo decir que todo negocio necesita un plan. La verdad no tiene que ser formal ni mucho menos requiere de un formato especial. Sin embargo, todo negocio debería tener definido lo que se espera lograr y cómo se hará en los próximos meses. ¡Estos objetivos, metas y estrategias deben ser escritos claramente y compartidos con los demás miembros del negocio!

Además, necesitas métricas para medir el progreso, pues si no haces esto, ¿cómo sabrás que vas en la dirección correcta?

Por ejemplo, si tu meta es que mil usuarios tengan tu producto este año, ¿cómo debería lucir ese promedio mensual, semanal y diariamente?

Tómate el tiempo necesario para organizar todas tus ideas en un papel. Establece objetivos y metas sólidas para los siguientes meses y define las métricas que usarás para medir el éxito.

2. Encuentra tu elemento diferenciador

Es increíble cómo a un montón de negocios se les hace imposible explicar qué es lo que les hace diferente de los demás, o por qué son mejores que la competencia. La triste verdad es que si no puedes explicar por qué deberían elegir tu producto y/o servicio, ¡no lo harán!

Una propuesta de valor no es solo el valor que quieres ofrecer, sino la percepción de tus clientes acerca de cómo ese valor será entregado, experimentado y adquirido.

Comienza desde ya a diseñar tu propuesta de valor.

3. Analiza tus competidores

Hay muchos negocios que piensan que son demasiado pequeños como para invertir en cualquier tipo de estrategia de análisis. No obstante, nunca se es demasiado pequeño como para saber qué es lo que tu competencia está haciendo.

No te asustes, pues no debes invertir dinero en un gran proyecto ya que todo es posible con Google y un poco de curiosidad. Esto es más o menos lo que deberías preguntarte:

¿Quién es mi competencia más directa?

¿Cuáles son los resultados que sus productos y/o servicios prometen?

¿Qué tipo de palabras y mensajes están usando para vender sus productos?

¿Cuál es su precio?

¿Cómo se entregan sus productos y/o servicios?

¿Cómo se están promocionando para vender?

A medida de que vayas respondiendo estas preguntas comenzarás a identificar cuál es tu propuesta de valor, o al menos cuales son los aspectos que debes mejorar.

Cada vez que puedas siéntate a analizar tu competencia, mientras más sepas de ellos, más diferente podrás ser. Recuerda que tu negocio puede ser pequeño, pero un plan de productividad y disciplina lo puede catapultar al éxito.