Cuántos de nosotros hemos estado asistiendo a reunión tras reunión en el trabajo, sin que de ellas salga nada productivo. Perdemos horas hablando o más bien, divagando sobre temas que nada aportan al buen funcionamiento de nuestra empresa, ni sirven para mejorar su productividad. 
La mayoría de las empresas lo hacen, organizan reuniones que en principio tienen la intención de comunicar o discutir planes de acción de la empresa, medidas para solventar algún problema, restructuraciones o simplemente para buscar una lluvia de ideas que permita promover la innovación dentro de nuestras áreas de trabajo.
Pero la mayoría de las veces, se pierde el tiempo, se desvían del objetivo original y se desvirtúa el propósito de estas reuniones, que se convierten en un verdadero caldo de improductividad. 

Busca soluciones en la experiencias de otros

A pesar de ello, hay maneras de evitar que nuestras reuniones laborales sean improductivas, siguiendo el ejemplo de grandes empresas, altamente innovadoras como Apple, quienes siguen la filosofía de hacer reuniones pequeñas e informales, en las que no se admiten a los "mirones”, sino que todos los presentes son personas consideradas imprescindibles a los propósitos de la reunión de que se trate.
La idea tras esta filosofía era que un grupo pequeño podía estar más concentrado y más motivado para generar ideas que realmente puedan utilizarse y que sean verdaderas innovaciones que sirvan a la empresa para crecer. 
Así que no se trata de llevar a cabo grandes, largas y tediosas reuniones estériles, sino de generar tormentas de ideas, donde los más inteligentes se impulsen y motiven entre ellos, creando un ambiente creativo.

Cómo hacer reuniones productivas

Siguiendo estas experiencias podemos darte unos simples tips para hacer que tus reuniones de trabajo se conviertan en una herramienta de cambio, innovación y desarrollo.
  1. Realiza una evaluación de tus empleados de acuerdo al propósito específico de la reunión, así podrás convocar únicamente a aquellos que consideres necesarios e imprescindibles. 
  2. La valoración de los participantes no debe ser hecha de acuerdo al cargo o jerarquía sino de acuerdo a las características específicas de la persona. Esto puede llevarte un tiempo pero una vez que tengas identificado a tu personal te será mucho más fácil esta selección.
  3. Evita las formalidades. Promueve reuniones informales que favorezcan la creación de ambientes creativos. Usualmente la rigidez en la que se establecen este tipo de reuniones puede jugar en contra de lo que persigue la empresa.
  4. Organiza y haz una agenda. Todos los participantes deben tener muy claro cuáles serán los objetivos para que todos se preparen para ellos.
  5. Identifica resultados. Antes de terminar la reunión es importante que queden claros y por escrito cuáles fueron los resultados obtenidos y las ideas que se derivaron de la reunión y que serán aplicadas en la práctica.

Como calificaría usted este artículo

1 2 3 4 5
Deficiente Excelente

Calificación del contenido:
1 2 3 4 5
 12 personas han votado por este artículo

Post a Comment
  (optional) (optional)