Nuestro cuerpo está hecho para estar en movimiento, es por esto que el ejercicio físico le otorga una serie de beneficios y sirve no solamente para mantenerlo saludable sino para la prevención de enfermedades. 
Correr, saltar y mantenerse activo garantiza que tengamos un cuerpo preparado para los embates del envejecimiento.
Todos los ejercicios son beneficiosos, tanto los aeróbicos, como los de fuerza y flexibilidad, absolutamente todos aportan bienestar y fortalecen los músculos, las articulaciones y el sistema cardiovascular y respiratorio, pero debemos elegir el que más se ajuste a nuestra condición física, nuestros horarios y a nuestros gustos.

Beneficios del ejercicio

El ejercicio físico tiene innumerables beneficios no sólo para el cuerpo sino también para la mente y el estado anímico. Sus principales beneficios son:
  1. Te ayuda a mantener un peso saludable.
  2. Ayuda a tonificar los músculos y mejora la flexibilidad, dando un mejor aspecto al cuerpo.
  3. Ayuda a controlar los niveles de colesterol en sangre y favorece la oxigenación de los tejidos, por ello mantiene protegido al corazón y al cerebro.
  4. Disminuye el riesgo de padecer diabetes, pues el cuerpo utiliza mejor la insulina.
  5. Genera endorfinas que ayudan a controlar el estrés y la ansiedad nerviosa.
  6. Previene enfermedades como el cáncer, la osteoporosis y favorece el aumento de las defensas.
  7. Mejora el funcionamiento del sistema intestinal.
  8. Contribuye a disminuir el problema del insomnio controlando los ciclos de sueño.
  9. Ayuda el estado de ánimo y favorece la creatividad.

Antes de Comenzar

Es muy importante que antes de comenzar con un régimen de ejercicio, sobre todo si se ha sido sedentario por mucho tiempo, es consultar con un médico para así determinar en qué condición física nos encontramos, de manera que no pongamos en peligro nuestra salud, ya que podemos estar más propensos a las lesiones.
Debemos elegir una actividad física que nos guste, lo ideal es que no sea algo tedioso el momento de hacer ejercicio, sino que sea una actividad que disfrutemos. Al principio siempre es difícil adquirir el hábito, pero una vez que lo hacemos costumbre, siempre y cuando sea algo relacionado a nuestros intereses y gustos será mucho más fácil. 

¿Qué ejercicios podemos hacer?

  1. Ejercicios Aeróbicos: El ejercicio aeróbico es toda aquella actividad física que hace que nuestro corazón lata más rápido y la sangre fluya a nuestros músculos para mantenerlos oxigenados. Es fundamental para la salud del corazón y la oxigenación del cuerpo y es el que más proporciona endorfinas. Ejemplos: Correr, nadar, caminar, saltar la cuerda, andar en bicicleta, subir la montaña, cualquiera que implique movimiento continuo. Debe practicarse al menos 45 minutos diarios de 3 a 4 días a la semana.
  2. Ejercicios Anaeróbicos: Son aquellos ejercicios de fuerza que permiten tonificar y fortalecer los músculos del cuerpo, lo cual te permitirá tener más energía y un cuerpo con mayor resistencia frente al cansancio. Ayuda a proteger a las articulaciones y prevenir las lesiones durante el ejercicio aeróbico. Ejemplos: Levantamiento de pesas, remo, escalada, flexiones, sentadillas. Debe practicarse de 3 a 4 veces por semana, bajo supervisión para prevenir lesiones.
No importa qué ejercicio hagas lo importante es que te actives y… ¡comiences ya!

Sodexo, Servicios de Calidad de Vida, a través de su producto Salud Pass promueve el bienestar integral.¡Conócelo aquí!

Como calificaría usted este artículo

1 2 3 4 5
Deficiente Excelente

Calificación del contenido:
1 2 3 4 5
 27 personas han votado por este artículo

Post a Comment
  (optional) (optional)