Mejorar nuestra comunicación no verbal puede ayudarnos a lograr una comunicación más efectiva y una mejor imagen personal.

Cómo explicamos en nuestro artículo previo, Comunicarse más allá de lo que se dice, la comunicación no verbal es el lenguaje corporal que expresamos a través de nuestros gestos, posturas, miradas y expresiones, que acompañan siempre al mensaje verbal.

La comunicación no verbal es tan importante que constituye el 65% de la comunicación entre dos personas. Además la comunicación no verbal está relacionada directamente a nuestra imagen personal, que no se limita solo a la vestimenta o el aspecto físico, incluye también nuestro lenguaje, comportamiento y forma de expresarnos.

Comprender la comunicación no verbal se vuelve un tema imprescindible para lograr comunicarnos de una forma adecuada y transmitir correctamente lo que queremos expresar.
 
 

Cómo podemos mejorar nuestro lenguaje corporal

Para lograr enfatizar nuestro mensaje para que sea recibido e interpretado como lo deseamos, podemos aplicar las siguientes recomendaciones:

  1. La mirada: hacer contacto visual con la persona que nos habla, no solo demuestra seguridad sino dominio de nosotros mismos y del tema que se discute.
  2. Cambiar el tono de voz atendiendo a lo que se dice: usar un tono de voz monótono en una presentación, puede hacer perder el verdadero sentido de nuestras palabras y la atención de nuestros interlocutores.
  3. El uso de las manos: es importante mostrar las manos a nuestro interlocutor, pues esto demuestra sinceridad. Evita cruzar los brazos, esto demuestra estar cerrado a la comunicación y encontrarse inseguro.
  4. Gestos y posturas: nuestros gestos faciales y corporales informan a las demás personas sobre nuestro estado de ánimo y por supuesto debe ser coherente con nuestro mensaje.
  5. Cuidar la imagen corporal, estar bien vestido, arreglado, limpio, puede hacer la gran diferencia, pero también, en el aspecto laboral, es necesario que la persona observe que su imagen representa la imagen de la empresa.

Es importante recordar que nuestra comunicación no verbal es muchas veces más honesta que lo que dicen nuestras palabras.

Debemos trabajar este importante aspecto para lograr transmitir adecuadamente el mensaje que queremos comunicar.