La gran pregunta que nos hacemos cuando comenzamos a liderar un equipo o contratar un nuevo personal es ¿Cuál es el potencial de esta persona? Queremos elegir a la mejor, aquella que tenga grandes habilidades y sea de apoyo para lograr los objetivos. Sin embargo, estas personas también deben tener potencial de crecimiento, para que no causen un estancamiento a la organización.

Por ello, es necesario traer personas al equipo con un gran potencial de crecimiento., sin temor a equivocarme, que el potencial es mucho más importante que las habilidades del individuo.

Según www.liderazgohoy.com, por miles de años las personas eran escogidas en base a sus atributos físicos. Si querías construir un canal, una torre, un castillo, etc. el más sano, más fuerte y más ágil era el escogido.

En las últimas décadas, era el más inteligente, analítico, verbal y lógico el que ganaba la carrera en la elección.

Ahora, estamos en una era diferente, donde el enfoque está en potencial. Vivimos una era volátil, incierta, compleja y ambigua, donde se necesita otras características para ganar en el mercado.

Pero ¿Cómo detecto el potencial de una persona?

El potencial de una persona está definido por 5 pilares:

Motivación: Tienen compromiso feroz para sobresalir en la búsqueda de objetivos desinteresados. Las personas con potencial tienen una gran ambición y quieren dejar su huella, pero también aspiran a objetivos grandes y colectivos, muestran una profunda humildad personal e invierten en mejorar en todo lo que hacen.

Curiosidad: Un deseo ferviente de buscar nuevas oportunidades, explorar los límites de su conocimiento y una constante búsqueda de retroalimentación para la mejora.

Insight: La capacidad de obtener información y descubrir conexiones, interacciones y conclusiones reveladoras con la misma.

Conexión: La capacidad de utilizar la emoción y la lógica para comunicar de manera persuasiva a las personas.

Determinación: Capacidad para luchar por objetivos difíciles a pesar de los desafíos y para recuperarse de la adversidad.