Las empresas deben adaptarse a la nueva era de la globalización, que les exige niveles más altos de productividad y competitividad, para ello será necesario que cuenten con un equipo de trabajo dispuesto a dar lo mejor de sí y convencido de que su recompensa dependerá en gran medida del esfuerzo que realicen.

Importancia del Equipo de Trabajo

La productividad de una empresa puede lograrse optimizando sus procesos internos, bajando costos, mejorando los productos o servicios, sin embargo, el recurso más valioso que tienen las empresas es el capital humano, por lo que es necesario diseñar planes para motivar a los empleados, generando en ellos el interés de mejorar. 

Motivar para Competir

Si bien existen técnicas universales para motivar a los trabajadores, es necesario entender que tratándose de un factor humano, es muy complejo abarcar las necesidades y expectativas particulares, por lo que la motivación deberá ser un concepto dinámico que varía en su ejecución de una persona a otra.
Para ello deberán observarse factores como la edad, idiosincrasia, nivel social y cultural del individuo para identificar cuáles son las más efectivas de acuerdo al caso en particular.

Teoría de las Expectativas

Existen en la actualidad muchas teorías para la motivación, una de las más importantes es la conocida como Teoría de las Expectativas según la cual los individuos como seres pensantes y razonables que son, tienen creencias, expectativas y esperanzas para el futuro.
Identificar cuáles son esas expectativas particulares será el principal reto de la empresa, pues se ha demostrado que un estímulo positivo genera respuestas diferentes de acuerdo al individuo de que se trate.
La premisa de esta teoría es que la racionalidad del ser humano, lo que quiere decir es que piensa antes de actuar, mide las posibles consecuencias, comparándolas con los beneficios, por lo que la motivación es un medio de controlar esa actividad voluntaria a través del cumplimiento de las expectativas generadas.

Valores y Recompensas

La motivación de los trabajadores dependerá entonces del valor que éstos les den a las recompensas otorgadas, bien si son económicas o no, lo cual tiene una relación directa en el grado del esfuerzo que realicen para conseguirlo. A mayor recompensa mayor motivación y mayor esfuerzo.
Será necesario en este caso vincular el nivel de esfuerzo que se emplee para alcanzar las metas de la organización con la posibilidad de obtener una recompensa que tenga valor para ese grupo humano.
El trabajo de la empresa será reconocer que tipo de recompensas atraen más a sus trabajadores, estudiando las valoraciones que hacen estos en función a los esfuerzos realizados. De esta manera será mucho más sencillo crear estrategias para incentivarlos y mantener un nivel adecuado de productividad.
Sodexo, con más de 22 años de experiencia en el mercado venezolano, ofrece soluciones de motivación de fácil implementación, que proporcionan calidad de vida a los trabajadores.¡Conócelas aquí!
Como calificaría usted este artículo

1 2 3 4 5
Deficiente Excelente

Calificación del contenido:
1 2 3 4 5
 6 personas han votado por este artículo

Post a Comment
  (optional) (optional)