La base de las relaciones humanas satisfactorias se encuentra en conocer y entender lo que sienten y piensan las demás personas. Anticiparte a las reacciones, pensamientos y emociones de los otros te permitirá poder conciliar mejor, estableciendo interacciones de reciprocidad y entendimiento.
Hablamos de la empatía como una habilidad esencial a la inteligencia social y que no se trata únicamente de saber qué es lo que pasa por la mente de otra persona sino que además implica entender a la otra persona, valorar su punto de vista y por sobre todas las cosas: respetar lo que es, lo que piensa y lo que siente.

Inteligencia Social vs. Inteligencia Emocional

Inteligencia Social
Las personas que poseen una alta inteligencia social, también conocida como inteligencia interpersonal, son altamente sensibles a los estados de ánimo de las demás personas, por lo que pueden entender cuáles son las intenciones y motivaciones de sus interlocutores, anticipándose a sus deseos.
La empatía facilita en gran medida la comunicación entre las personas y permite que nos desarrollemos socialmente, aprendiendo de los otros, en relaciones de cooperación y colaboración.
Inteligencia Emocional
Es muy importante tener en cuenta que la inteligencia social depende en gran medida de la inteligencia emocional y personal, pues debemos conocernos a nosotros mismos lo suficiente, entender nuestras propias emociones, sentimientos, motivaciones, debilidades y fortalezas, para poder hacerlo con las demás personas.
Esto se debe en gran medida al hecho de que en la lectura que hacemos de las otras personas disponemos de la experiencia previa, nuestra crianza, nuestros prejuicios, nuestro propio punto de vista con respecto a una situación en particular, lo cual puede llevarnos a interpretaciones incorrectas y malos entendidos.

Tips para leer acertadamente la mente de otras personas

  1. Lenguaje Corporal. Es importante que prestemos suma atención a las expresiones faciales, el tono de la voz y la postura, en especial a las micro expresiones que suelen pasar desapercibidas pero que usualmente revelan los sentimientos más sinceros de una persona.
  2. Lenguaje verbal. Aunque este es el menos confiable de todos, pues las personas no suelen decir lo que verdaderamente están pensando, hay que estar atentos a las palabras, que incluso pueden revelar el engaño o manipulación.
  3. Ver a la otra persona como un todo. Cada factor a observar es importante pero por sí mismo no servirá para darnos toda la información necesaria que nos permita interpretar lo que otra persona siente o piensa.
  4. Conocerse a sí mismo. Es esencial que aprendamos a reconocer y entender nuestras propias emociones, para poder darnos cuenta de si lo que percibimos en los demás es acertado o si está influenciado por nuestras propias emociones.
Comiencen a aplicar estas técnicas para leer la mente y emociones de los demás y coméntennos si les funcionaron.
Como calificaría usted este artículo

1 2 3 4 5
Deficiente Excelente

Calificación del contenido:
1 2 3 4 5
 54 personas han votado por este artículo

Post a Comment
  (optional) (optional)