En un contexto económico complicado, muchas empresas temen enfrentarse a un tema que no pueden evadir por mucho tiempo. ¿Se debe invertir en la formación de los trabajadores? Los datos y la experiencia de grandes organizaciones, como Epson, apuntan en una dirección clara.

¿Invertimos?

Es evidente que no es una pregunta fácil  de contestar, pues su respuesta dependerá de múltiples factores como, por ejemplo, la misión, visión, valores y cultura de la organización, así como de su estrategia corporativa. 
Sin embargo, existen datos que confirman que la respuesta a esa gran interrogante, que muchas organizaciones temen,  no debe ser otra cosa que un gran SÍ.  

¿Qué dicen los expertos?

La "American Society of Training and Development” comparó empresas que invierten más de 1000$/ empleado-año en formación, con las que invierten menos de 150$. Las primeras obtenían un 24% más de margen comercial y un 218% más de ingresos. 
Además de ello,  un estudio sobre formación y prácticas de negocio realizado por la multinacional inglesa Ernst & Young ha concluido en que por cada dólar invertido en formación, la media del retorno sobre la inversión es del 300%. 

El capital humano 

Aparte de estos datos, las organizaciones deben tener claro que el elemento básico para su éxito comercial no es otro que su recurso humano. Una empresa puede contar con un gran capital económico y financiero, tener la mejor idea o patente a desarrollar un negocio exitoso, pero sin el talento humano no podría hacer nada.

Formación es igual a inversión, no a gasto

A pesar del  actual contexto económico global, sería una locura dejar de invertir en la formación de nuestros trabajadores, quienes son la materia prima de toda empresa y donde está el núcleo de la cultura corporativa. Pero ¿por qué debemos invertir?
  1. En primer lugar la formación añade valor a tu equipo de trabajo y en consecuencia también a la empresa. Un equipo preparado se desempeña mucho mejor que uno que no lo está y será mucho más competitivo.
  2. La formación del equipo de trabajo genera independencia y con ello un mayor grado de responsabilidad. Cada persona conoce su trabajo y su rol dentro de la organización y sabrá desempeñarlo.
  3. La formación puede ser una potente herramienta de motivación laboral, nuestros empleados son importantes para nosotros y por eso queremos que sean mejores, pues sus objetivos son los de la empresa, además nos permite retener el talento.
  4. La formación genera innovación, donde hay conocimiento hay ideas nuevas que generan cambios y también un equipo que se adapta a los cambios, esto es la clave del éxito empresarial.
Queda claro que la formación de los empleados debe ser la base de la cultura empresarial de nuestra organización, eso claro, si queremos tener una empresa provechosa, innovadora y competitiva, entonces qué te parece, ¿deberías invertir en la formación de tus empleados?
Como calificaría usted este artículo

1 2 3 4 5
Deficiente Excelente

Calificación del contenido:
1 2 3 4 5
 8 personas han votado por este artículo

Post a Comment
  (optional) (optional)