En ciertos momentos, durante tu permanencia en una organización, se te han presentado conflictos laborales que se han desatado por múltiples razones, tales como: incumplimiento de actividades, problemas personales, intolerancia entre empleados o un simple mal entendido.

Lo que importa aquí es solucionar el problema poniendo en práctica estrategias o herramientas que permitan lograr esa paz que deba existir en la empresa y que garanticen que los procesos y actividades fluyan.

Estás herramientas a utilizar consisten primordialmente en analizar la situación que se presente. A continuación Vida Profesional te muestra en detalle los 6 tips que te permitirán enfrentar un conflicto laboral:

1. Sin importar la situación, mantén la calma.

Antes de enfrentar cualquier disputa, tómate un momento para respirar y tranquilizarte. Ordena tus pensamientos y asegúrate de mantener el buen trato. Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de lidiar con un conflicto, es que suelen escalar rápidamente una vez que se involucran las emociones. Muchos trabajadores tienen dificultades para verbalizar sus pensamientos y se frustran fácilmente y pueden incluso dar lugar a violencia.

2. Analiza la situación.

Es muy importante informarse con detalle acerca de todo lo que ha ocurrido, identificando a los involucrados, sus perfiles, la situación que dio origen al conflicto y las consecuencias reales o potenciales del problema. Antes de resolver un impasse laboral es importante analizar con detalle la situación y aclarar cómo se hará, qué medios se usarán, así como crear un plan y un esquema, de este modo parte del camino estará ya recorrido por el mediador.

3. Escucha.

Al escuchar podrás comprender la perspectiva del otro. Incluso cuando creas saber qué piensa, tómate el tiempo de escucharlo. La manera más sencilla de resolver un conflicto es llevando al otro a comprender tu manera de ver las cosas, no indicándole qué hacer.

4. Acuerda una solución.

Una vez discutidas las posibles soluciones, decidan cuál es la mejor frente a las necesidades de ambas partes y de la organización. Ponlo, si es necesario, por escrito, con acciones acordadas claramente explicadas.

5. Sé asertivo y objetivo con tu postura frente al conflicto.

Apelen al profesionalismo, no se trata de un juego de niños para ver quién es el bueno y quien el malo; se trata de volver al clima de armonía, por eso es importante recordar que no se está en un aula del instituto, si no en un ambiente laboral serio.

6. Evita entrar al plano personal.

Es importante no tomar los altercados demasiado a pecho. Este conflicto no cambiará tu manera de ver el mundo, no vale la pena darle vueltas al asunto. Usa la inteligencia emocional y evita que sentimientos como la ira se apoderen de la situación.

Día a día en el ambiente laboral debes luchar con situaciones fáciles y otras no tan fáciles. Lo importante es abordarlas con profesionales y poniendo en práctica los tips para enfrentar conflictos laborales.