En el mundo laboral podemos encontrar infinidad de tipos de jefes , unos son comunicativos, otros son cerrados y los más difíciles, los inalcanzables.

Con estos últimos cuesta más lograr algún tipo de comunicación dado que, normalmente, no se encuentran en la oficina.

Sin embargo, existen técnicas que te permiten lograr una comunicación efectiva con cada tipo de jefe. Lo primordial es que definas qué tipo de jefe hay en la oficina para luego poner en práctica las claves que pone a tu alcance el portal uncomo.com y Vida Profesional resume para que aprendas a comunicarte con él o ella.

1. En primer lugar es importante que siempre que desees comunicarte con tu jefe prestes atención a tu lenguaje verbal y corporal. Recuerda expresarte de forma educada, y canalizar las emociones.

2. Procura comunicarte siempre con un tono cordial y amable, aún en momentos de inconformidad y molestia.

3. Si tu jefe es una persona demasiado ocupada y deseas hablar algo específico que no puede aguardar más tiempo, solicita una reunión para que puedan aclarar el asunto y para que también él (ella) consiga la forma de planificarse.

4. Antes de la reunión organiza los tópicos que deseas hablar, haz una lista en un papel para que nada quede por fuera, tomando en cuenta el orden de las prioridades que quieres atender.

5. Al momento de exponer tus puntos es muy importante que recuerdes cosas como: asumir la responsabilidad de tus errores sin culpar a otros, no hablar de forma hostil o demasiado negativa de los procedimientos de la empresa, expresarte sobre tus compañeros con respeto y tratar de ser lo más objetivo y menos emocional posible.

6. En tu discurso no hagas suposiciones de cosas que no sabes a ciencia cierta, ni tampoco asumas que tu jefe puede o no estar pensando algo. Si tienes una duda referente a algo pregúntale directamente, esto reduce el margen de creer cosas que no son reales

7. Una vez que termines tu discurso escucha lo que él tenga para decir. Es muy importante en cualquier conversación no interrumpir a otro, la dinámica de la discusión debe ser hablar y escuchar, si no ¿cuál es el propósito?

8. Es importante que, si piensas que algo está fallando entre tu jefe y tú, le preguntes directamente lo que espera de ti, en el caso de que no lo tengas claro. Esto podría ayudar a aclarar el panorama y a guiarte por el camino correcto

9. También es importante no esperar hasta el último momento, hasta que una ocasión nos satura, para hablar con tu jefe.

10. Tu jefe debe ser tu aliado, tu guía, quien te ayude en la consecución de tus labores, no tu enemigo, no una fuente de preocupación para ti, por eso es importante que busques una comunicación enfocada hacia lo primero y no hacia lo segundo.

11. Al comunicarte con tu jefe ten confianza en ti mismo, no temas decir lo que piensas pero de la forma adecuada, y sobre todo trabaja la inteligencia y madurez emocional, evita los impulsos y las palabras de las que luego te podrás arrepentir

12. Recuerda mantener un discurso profesional, tener claro lo que deseas comunicar y conservar el orden de tus ideas. Trabaja en los aspectos a fortalecer de esa comunicación para hacer la relación lo más cordial y agradable posible.

No tengas miedo de conversar con tu jefe, sin saberlo, él te puede ayudar a resolver esa situación que se te presenta en tu área de trabajo. Determina qué tipo de jefe tienes y luego abórdalo según lo planteado en los 12 puntos anteriores.