El Networking o red de contactos consiste en asistir a eventos o actividades con la finalidad de incrementar tu red de contactos profesionales y tener así oportunidades de negocios que permitan incrementar el éxito.

Para lograr tener una red de contactos interesante es imprescindible que te des a conocer, a que te dedicas y donde trabajas. Esto permitirá que las personas se interesen por ti y pidan más información y así comenzar a formar parte de tu Networking.

Para que comiences a trabajar en tu red de trabajo debes seguir los siguientes consejos:

Establece tu objetivo

Lo primero es definir un objetivo claro; ¿quieres un empleo?, ¿una promoción o aumento de sueldo?, ¿buscas clientes? Una vez que tengas tu meta, podrás elegir a las personas que podrían ayudarte.

Identifica a tus contactos

Comienza a elegir a las personas adecuadas; las que podrían acercarte a tu meta según su posición laboral, influencia o marca personal. Comienza con tu círculo más cercano (familiares, amigos, jefe, compañeros de trabajo) y después pasa a tus conocidos (maestros, compañeros de escuela, compañeros o jefes de trabajos anteriores).

Inicia con una plática casual o hasta una invitación a un evento social, lo importante es que seas creativo a la hora de comunicar y transmitir confianza, seguridad y profesionalismo.

También debes ofrecer

El Networking trata de dar y recibir; no creas que el beneficio sea sólo para ti.

Debes ponerte en el lugar de tu contacto y pensar ¿qué le puedo ofrecer?; Tal vez puedas darle consejos sobre tu área laboral, un trabajo de freelance, un contacto de tu propia red que le pueda servir o ayudar en algún problema laboral. De esta manera, tu contacto no dudará en ayudarte a cumplir tu objetivo.

Planifica, organízate y cumple

Llevar una agenda especial para citas o eventos es una buena forma de hacer eficiente este proceso. Esto te ayudará a programar citas con tus contactos, no dejar plantado a alguien, asistir a los eventos en los cuales puedas conocer a más contactos, etc.

Cuida tus contactos

Abandonar a tus contactos una vez que lograste tu objetivo afecta demasiado a tu imagen, además nunca sabes cuándo volverás a necesitar de ellos.

Puedes mandarles correos, asistir a sus eventos, felicitarlos en sus cumpleaños, interactuar en redes sociales, etc. Lo ideal es que mantengas el Networking como una filosofía; poco a poco se irá reforzando y verás resultados a futuro.

Sé empático, solidario y agradecido con tu red de contactos, recuerda que el Networking es una actividad social, por lo que tu habilidad para conectarte con la gente es básica para tener éxito.