De todo el patrimonio que pueda llegar a tener una empresa, maquinarias, bienes inmuebles, capital líquido y demás, es el capital humano el que sin duda es más importante y más valioso, pues las personas son el motor de la empresa y son ellas quienes le imprimen el carácter, ritmo y personalidad.

Valor Humano

Reconocer el valor del capital humano de nuestra empresa, será fundamental para la aplicación de medidas y toma de decisiones encaminadas al desarrollo de la productividad de nuestra empresa, entendiendo de esta manera que la atención y motivación del personal es la estrategia para el éxito.

Quiénes somos y hacia dónde vamos

Lo primero y más importante es definir cuál es la dirección que le daremos a nuestra empresa, no podemos liderar a nuestros empleados, ni emprender estrategias de trabajo exitosas, si no sabemos qué estamos buscando o cuál será el camino que queremos transitar dentro de un esquema productivo y competitivo.
En segundo lugar debemos definir cuáles son o serán los valores de nuestra empresa, de nuevo será muy difícil encaminar a nuestra materia prima humana en función de un objetivo común, si no sabemos quiénes somos como empresa o cuáles valores defendemos.
El siguiente paso será escoger a nuestro capital humano, los empleados que necesitamos en este momento para hacer que nuestra empresa crezca. Para ello debemos buscar personas que compartan los valores de la empresa y que al mismo tiempo posean habilidades que permitan contribuir con los objetivos de la empresa.

Invierte en tu Equipo de Trabajo 

Una vez que ya tienes claros tus objetivos, tus valores y tienes un capital humano que te acompaña, tendrás que trabajar aún más duro para mantener a esos empleados contentos y siempre alineados con los objetivos de la empresa.
La inversión en el capital humano es permanente, constantemente debemos revisar nuestras estrategias para crear valor, no enfocarnos únicamente en tener salarios justos sino ir un paso más allá, empleando la filosofía del Salario emocional que persigue la felicidad de nuestros empleados.
Estos esfuerzos son tan importantes o incluso más importantes que la inversión realizada en maquinarias, y será una inversión siempre recuperable en el tiempo, por lo que tendremos una empresa capaz de crecer, adaptarse y competir.

Crea equipos para el desarrollo

  1. Sé claro con tus empleados a la hora de comunicar cuáles son los objetivos de la empresa y los valores que defiende.
  2. Establece un ambiente de trabajo armónico y fomenta la colaboración entre los empleados.
  3. Escucha sus ideas y aplica aquellas que te parezcan novedosas, promueve la colaboración entre empleados y directivos.
  4. Aplica acciones dirigidas a la gestión del rendimiento, entendido éste como el proceso mediante el cual la empresa aplica medidas que desarrollen el nivel de rendimiento individual de sus empleados, en función de su productividad.
  5. Fomenta un contexto de cooperación y retroalimentación que se dirija al mejoramiento del rendimiento individual de cada empleado en función de su aporte a la empresa.
  6. Establece un salario justo, ello significa que el empleado reciba una compensación que vaya de acuerdo a sus funciones y responsabilidades.
  7. Garantiza el crecimiento personal del empleado dentro de la organización.
Mientras existe un buen manejo del capital humano podrá ser manejable la creación de equipos de trabajo productivos.

Como calificaría usted este artículo

1 2 3 4 5
Deficiente Excelente

Calificación del contenido:
1 2 3 4 5
 8 personas han votado por este artículo

Post a Comment
  (optional) (optional)