El gerente es aquella persona que se encarga de organizar, dirigir, gestionar, administrar una empresa o entidad. Por lo general, las personas que alcanzan por primera vez un puesto con este, pasan por dos etapas: la felicidad de haberlo logrado y luego la preocupación por el cargo que asumen.

A continuación, cinco características de un buen gerente según finanzaspersonales.com

Cinco características de un buen gerente

-Conocimiento:Un buen gerente tiene que tener un conocimiento especializado de una materia. Ya sea sobre la administración de un negocio o sobre algún tema técnico específico, pero ese conocimiento es diferencial y hace que tanto sus empleados como sus clientes le respeten. Conscientes de ello, siempre piensan en cómo continuar aprendiendo.

-Pensamiento estratégico: Los buenos gerentes son capaces de tener una visión de hacia donde quieren llevar su empresa o su equipo de trabajo más allá de la operación del día a día. Con una mezcla de imaginación y técnicas de planificación se puede diseñar el futuro de una manera razonablemente y sólida.

-Liderazgo: Una vez que han definido dónde llevar a la compañía son capaces de convencer a sus equipos de que ese es el lugar al que hay que ir y que las personas involucradas trabajen en esa dirección.

-Actitud: Los ejecutivos exitosos tienen una actitud positiva hacia el triunfo. Creen en el éxito como algo factible y saben que aunque la realidad es dura son capaces de manejarla. Como decía Frank Costello interpretado por Jack Nicholson en su papel de la película Los Infiltrados: "No quiero ser un producto de mi ambiente, quiero que el ambiente sea un producto mío”.

Pero además de esa fuerza para cambiar las cosas, los gerentes que he conocido que realmente me han impresionado todos tienen un rasgo que les hace diferenciales: la humildad. Saben que están haciendo un trabajo excelente y que marcan un punto de inflexión en el recorrido de sus empresas pero no alardean de ello sino que reconocen la importancia de su equipo.

-Resultados: Al final, todos los conocimientos, actitudes y habilidades tienen un fin: obtener resultados. Los resultados son los que dan credibilidad al gerente, a sus conocimientos, a la planeación estratégica que haya diseñado, a su liderazgo con el equipo y a la actitud positiva con la que hay que enfrentar los retos personales y profesionales a los que nos enfrentamos en nuestros negocios.

Un buen gerente posee habilidades, actitudes y conocimiento que buscan el logro de los objetivos. Además, debe tener un trato cercano con los empleados y motivarlos a trabajar en equipo para obtener resultados positivos.