Un enemigo principal de la especie humana es el miedo. Cuanto más vivimos estamos más propensos a que este crezca y controle nuestras vidas.

El miedo está presente en la mente desde que nacemos y mientras nos desarrollamos como individuos experimentamos el temor en muchas ocasiones. Por ejemplo,lo sentimos cuando tomamos decisiones que pueden ocasionar cambios que nos invita a arriesgarnos a lo desconocido.

Maca Hernández en el blog OrganizateYa.com nos habla acerca de aprender a controlar el miedo. A continuación, aprende cómo.

Detente un momento y piensa en esto. La mayoría de los niños son criaturas sin miedo (a menos que un adulto les haya sembrado el miedo). Los jóvenes y aún adultos jóvenes, continúan mostrando actitudes sin miedo. Pero según crecemos mucha gente crece más miedosa en vez de más audaz.

Y no debería de ser de esa manera. Definitivamente deberíamos ser más audaces según vamos siendo mayores debido a la sabiduría que nos da la experiencia (que normalmente viene con la edad) y que nos hace más aptos para ver la verdad en una situación.

Hay personas que de jóvenes fueron personas de éxito sin miedos que los obstaculizaran y cuando son adultos se vuelven tan miedosos que su calidad de vida sufre significativamente. Se han dado por vencidos con respecto a sus sueños y literalmente a su vida por algún tipo de miedo. Miedo a fracasar, miedo a ser rechazado, miedo al cambio, miedo al éxito, miedo a tomar decisiones, a las responsabilidades, al compromiso.

Es el miedo (y todos sus primos, como la preocupación, ansiedad, depresión, y dudas sobre uno mismo) que convertirán tus sueños de tener éxito en una escalofriante pesadilla que te llevará hasta la parálisis.

Si cualquier tipo de miedo te está deteniendo o creando estrés y preocupación en tu vida, lee cuidadosamente lo que sigue y actúa al respecto ahora.

El miedo puede ser vencido porque es una respuesta aprendida en primer lugar. Hemos nacido solamente con dos miedos: el miedo de caer y el miedo a los ruidos estrepitosos imposibles de soportar. Cualquier otro miedo que tengas ha sido aprendido.

Para acabar con el miedo todo lo que tienes que hacer es aprender a manejarlo y a controlarlo. ZigZiglar dice que "la valentía no es ausencia de miedo, sino el control del miedo con maestría".

No importa el temor que tengas, la mejor forma es arriesgarse y trabajar por lo que quieres. Controla el miedo y haz que se convierta en una emoción que te empuje a hacer las cosas en lugar de hacerlas a un lado. Rompe con los paradigmas del temor, si lo crees, lo puedes lograr.