Como seres humanos estamos condicionados a imaginar, diariamente pasan por nuestra mente miles de pensamientos, algunos de ellos imaginativos, pero una cosa es imaginar y otra es usar esa imaginación y obtener de ella una idea que resuelva una situación específica.

Imaginación, ideas e innovación

Todos tenemos imaginación, pero sólo aquellas personas que además de estar conscientes de su imaginación, son capaces de usar esa imaginación con la intención de obtener una idea para resolver un problema específico y además actúan para llevarlas a cabo, quienes llegan a convertirse en verdaderos líderes.
En esa área de nuestra realidad que es la imaginación, ocurren muchas cosas, es un territorio fértil en el que debemos saber cómo transitar para poder aprovecharlo como una herramienta que nos lleve hacia ideas, que asociadas unas con otras puedan guiarnos a verdaderas innovaciones.
Transitar del mundo rutinario en el que realizamos tareas repetitivas a las que estamos acostumbrados, hacia ese otro mundo de la imaginación y las ideas, es necesario si queremos ser creativos, ambos mundos deben estar entrelazados, para lo cual debemos dejar de presionarnos y mantener a nuestra mente relajada.

Los 7 pasos para tener una idea innovadora

Imaginar, crear e innovar es algo natural a los seres humanos, es necesario para nuestra especie y muchas veces somos nosotros mismos quienes nos ponemos como obstáculo a ese proceso maravilloso que ocurre en nuestra mente. Sin embargo, hay maneras muy sencillas de acceder a nuestra imaginación y extraer de allí una idea creativa.
  1. Debemos hacer la pregunta, sobre una idea que se necesite, un problema que tengamos que resolver, un reto que debamos superar. Alrededor de esa necesidad debemos formular una pregunta a la cual debemos encontrar una respuesta.
  2. Debemos comprometernos en el proceso de investigar todo lo que podamos, salimos al mundo real y recogemos información en relación a la pregunta que nos hemos hecho.
  3. Es momento de parar. Después de mucho investigar y recoger información debemos saber cuándo es suficiente.
  4. En este paso llamado estado de gestación de la pregunta, lo que hacemos es dejar que la idea descanse un poco y relajarnos, tener lo que se llama un comportamiento divergente, ver la pregunta desde otro punto de vista, a través de metáforas, visualiza el problema, pero siempre desde la imaginación.
  5. El Momento Eureka: aquí es cuando la idea aparece en nuestra mente, a veces de manera inesperada y muy rápida. Estas ideas debemos valorarlas y tomar registro de ellas para no olvidarlas, escríbelas rápidamente en un papel, el teléfono o donde sea, lo importante es capturarla.
  6. Aplicar la idea al problema. Una vez que tenemos la idea debemos aplicarla al problema del cual surgió inicialmente la pregunta. Tener confianza en nuestras ideas puede ser muy difícil porque implica un riesgo, pero es nuestra responsabilidad hacer uso de ellas, sacarlas al mundo.
  7. Probar la idea y dejar que la critiquen. Para innovar es necesario que esas ideas salgan al mundo, comparte tus ideas con los demás, deja que las critiquen y las mejoren, si no sabes cómo llevarla a cabo, busca a alguien que sepa cómo.
Como calificaría usted este artículo

1 2 3 4 5
Deficiente Excelente

Calificación del contenido:
1 2 3 4 5
 8 personas han votado por este artículo

Iris
Iris
Muy bien
martes, 26 de mayo de 2015
Post a Comment
  (optional) (optional)