Las vacaciones son consideradas como un escape, una oportunidad para alejarse de las responsabilidades y obligaciones laborales, al igual que los horarios de oficina. Sin embargo, el propósito de estas es que los trabajadores liberen sus tensiones y vuelvan al trabajo siendo mucho más productivo. También, es importante que asuma las vacaciones como una ocasión de usar el tiempo como usted quiera y a la vez crecer personalmente.

Sigue estos consejos de finanzaspersonales.com y aprende cómo disfrutar las vacaciones.

Priorice la relajación

Uno de los aspectos de las vacaciones que mejor reponen a los empleados es la relajación, sin embargo muy pocas personas buscan espacio para relajarse a la hora de planear sus actividades. Las obligaciones familiares, como también las relacionadas con el mantenimiento del hogar, interrumpen los momentos para encontrar tranquilidad, al final el tiempo para dedicarse a sí mismo en vacaciones termina siendo corto.

El concepto de relajación no siempre implica actividades pasivas, hacer deportes y actividades físicas puede resultar un alivio efectivo contra las preocupaciones de las que nos queremos alejar. Si es su caso, aproveche su tiempo libre para retomar un deporte que lo divierta, puede ser muy reconfortante recuperarse.

También es recomendable que dedique días para usted, esto implica no comprometerse con otras personas, ni cumplir ninguna obligación. Puede salir a caminar por un sitio que le traiga recuerdos o hacer algo que considere desestresante.

Mejore alguna habilidad

Si de verdad quiere rejuvenecer en sus semanas fuera de la oficina, lo mejor que puede hacer es retomar un viejo hobbie o iniciar una actividad en la que usted quiera volverse bueno. Las experiencias que implican aprendizaje y explorar límites son muy enriquecedoras, estas pueden ser desde estudiar un nuevo idioma hasta armar un rompecabezas.

Practicar una actividad en la que no es bueno puede ser una opción, ya que esto implica un reto y lo favorece volviéndolo perseverante. Por ejemplo, mejorar su destreza dibujando o estudiar estrategias de ajedrez para ganarle a su familiar que siempre le gana, son buenas alternativas.

Al poner a prueba sus competencias, su creatividad y capacidad de resolver problemas sin duda aumentará. De esta forma volverá al trabajo mostrando mejor desempeño en sus actividades laborales.

Desconéctese de sus dispositivos

A la hora de empacar su maleta, tómese unos minutos para pensar si necesita empacar sus dispositivos electrónicos, si realmente requiere usar su computador llévelo, pero si es solo una distracción innecesaria entonces déjelo. Sin sus dispositivos cerca, le será más fácil concentrarse en el mundo real, en el paisaje, en el anochecer o la brisa.

También puede cambiar la manera como usa los dispositivos. Por ejemplo si quiere tomar fotos con su celular, también puede desactivar su email para no recibir notificaciones laborales. Si se considera adicto a sus redes sociales y no puede dejar de consultarlas, entonces programe dos momentos al día para consultar sus mensajes

Salga de la ciudad y comparta con personas

Según Forbes, hay estudios que prueban que el contacto con la naturaleza, especialmente paisajes verdes y agua, mejoran su estado de ánimo. Si su presupuesto no le permite salir de la ciudad, caminatas por los parques le pueden ayudar a sentirse mejor físicamente y mentalmente. También es bueno que retome contacto con viejos amigos, compartir agradables charlas con gente que no ve hace años puede motivarlo.

Lo que no debe hacer en vacaciones

Pensar en aspectos negativos de su trabajo durante vacaciones lo puede desgastar, no piense que faltan pocos días para volver al trabajo, o que el tiempo se le pasa muy rápido, concéntrese en el presente, disfrute cada momento.

Tampoco piense en preocupaciones no laborales como problemas familiares, o incluso cosas simples como que debe reparar la tubería antes de que acabe el mes. Lo mejor es evadir cada situación e idea que pueda resultar en frustración, ira o incomodidad. Si por ejemplo le incomoda el tráfico, no planee sus viajes en horas de alta congestión. No olvide que las preocupaciones solo afectan su disfrute y pueden perjudicar su rendimiento al volver.