Algunas veces emprender tu propio negocio puede resultar un salto abrumador, por lo que mantener tu empleo fijo puede resultar una buena opción mientras realizas la transición, eso sí, para ello debes tener en cuenta una serie de ideas para que puedas sobrellevar ambas cosas de forma transparente y exitosa.

Entrepreneur.com te explica una serie de lineamientos para considerar cuando incursionas en tu propia empresa como trabajo de medio tiempo:

Mercado

Empieza por hacer un exhaustivo análisis del potencial de tu idea o proyecto. Investiga factores como la competencia de la industria en la que pretendes ingresar, el nivel socioeconómico y demográfico que existe en la zona donde quieres operar así como el de tus clientes potenciales, y su disposición a adquirir lo que ofrecerás.

La mayoría de las veces este paso por sí mismo te ayudará a determinar si deberías empezar tiempo parcial o completo ¡Pon los pies en las realidades y analiza el terreno para saber cuánto tiempo dedicar al nuevo proyecto!

Finanzas

Considera factores básicos como: tu sueldo y tus ahorros, la posibilidad de que tu familia o amigos te ofrezcan préstamos o financiamiento para tu negocio, o si tu pareja u otro familiar con el que vivas puede apoyarte con los gastos regulares mientras despega el negocio.

Una vez que determines si hay demanda e investigues estos datos, haz proyecciones financieras para mantenerte en el camino correcto, y detalla las metas y estrategias que seguirás en un plan de negocios

¿Cómo saber cuándo renunciar a tu empleo?

Hay opiniones encontradas según Andrew Sanow, es esperar hasta que tu negocio genere ingresos equivalentes de al menos el 30% de tu sueldo actual. Beristain, por su parte, considera que el momento ideal es cuando tu emprendimiento genera las utilidades suficientes para mantener tu estilo de vida actual, verificando que esas ganancias tienen potencial de crecimiento a futuro, por encima de la inflación y después de impuestos.

Si emprendes mientras trabajas…

Sólo tú puedes analizar la situación, pero en la mayoría de los casos es mejor hacerle saber a tu jefe que estás empezando un negocio de medio tiempo. Mientras no interfiera con las actividades de tu empleo, a muchos no les parecerá mala idea.

¡Sé honesto! Es la regla de oro: ¡Evita hacer llamadas o utilizar el equipo y suministros de tu lugar de trabajo para fines de tu negocio!

Mientras te vas soltando en tu propio campo de ventas y de acciones puedes ir de la mano de tu trabajo firme y sustentable mientras consigues la solvencia para mantenerte con tu propia empresa.