La alimentación es muy importante para el desarrollo físico y mental de nuestros hijos, como padres tenemos el deber de competir con una cultura donde la comida rápida y los alimentos procesados son la regla y también la comida de preferencia. 

Cambiar de Mentalidad

Es importante que cambiemos, que entendamos como adultos que nuestro estilo de vida y alimentación sólo servirá para que les heredemos a nuestros hijos una vida mucho más corta que la nuestra, pues además de crecer mal alimentados, serán adultos con una pobre cultura sobre la salud y el bienestar.

La Obesidad Infantil

La obesidad es una de las mayores causas de muerte, cada año mueren, como mínimo, 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso, en el 2013, 42 millones de niños menores de 5 años, sufrían de sobrepeso, convirtiendo a la obesidad infantil en uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI.
Los niños con sobrepeso tienen muchas más probabilidades de convertirse en adultos obesos, de desarrollar diabetes en edades tempranas, enfermedades cardiovasculares y en general una muerte prematura, estos son datos aportados por la Organización Mundial de la Salud.

¿Cuál es el Problema y Cómo Remediarlo?

Evidentemente como padres tenemos un problema y frente a nosotros una responsabilidad, cuidar a nuestros hijos hoy y en el futuro exige que modifiquemos nuestros propios paradigmas culturales relacionados con la comida y nuestra relación con la comida.

¿Por Dónde Empezar?

Lo primero y más importante es aprender nosotros sobre los efectos que tiene la alimentación en nuestro cuerpo, maneras de cocinar de forma saludable sin sacrificar el sabor de las comidas y dominar el arte de presentar unos platos "amigables” para los niños. 
El segundo paso será educar a nuestros hijos sobre lo que comen y para esto tenemos unos sencillos pasos:
  1. Lee libros sobre cocina a tus hijos: No estamos hablando de leer largas y aburridas recetas, se trata de hacerlo mediante un juego divertido en el que aprendan sobre cada alimento.
  2. Involucra a tus hijos en la planificación de las comidas diarias: Llevar a los hijos a el mercado para que nos ayuden a escoger los vegetales, las verduras y las frutas, puede ser una herramienta de aprendizaje muy útil y además se sentirán mucho más interesados en lo que comen.
  3. Si tienes espacio construye un pequeño huerto familiar: Si tienes la oportunidad de involucrar a tus hijos en todo el proceso, desde que se siembra la semilla hasta que se obtiene el producto final, seguro despertarás su interés en la alimentación.
  4. Cocina con ellos: No temas involucrar a tus hijos en el proceso de cocinar, hazlo con ellos y asígnales tareas sencillas, el haber participado en la preparación de los alimentos hará que ellos estén ansiosos por comerlos.
  5. Evita darles azúcares refinados, alimentos demasiado procesados y comida rápida, sólo porque es mucho más sencillo para nosotros, a la larga el tiempo que te ahorras se los quitas a ellos en años de vida saludable.
Sodexo, Servicios de Calidad de Vida, a través de su producto Alimentación Pass te recuerda la importancia de una alimentación balanceada.
Como calificaría usted este artículo

1 2 3 4 5
Deficiente Excelente

Calificación del contenido:
1 2 3 4 5
 3 personas han votado por este artículo

Post a Comment
  (optional) (optional)